La cervicalgia o “dolor cervical” consiste en un fuerte dolor en el cuello que suele aparecer normalmente por malas posturas o contracturas. Las cervicales son semejantes a la columna lumbar. Deben sujetar el peso de la cabeza y cuando esta no está bien posicionada o los músculos cervicales no son lo suficientemente fuertes, se crean tensiones que pueden derivar en grandes contracturas.

Pueden deberse a:

– Mala higiene postural que hará que se creen bloqueos en los músculos que forman parte del cuello
– Contracturas
– Latigazo cervical
– Enfermedades como la artritis reumatoide

Relación con otros trastornos:

Vértigos y mareos: La cervicalgia está muy relacionada con los vértigos y mareos, ya que cuando estos músculos se contracturan pueden dificultar el flujo de sangre hacia la cabeza y comprimir la arteria vertebral.
Radiculopatías: Ocurre cuando se comprimen los nervios que derivan de la columna cervical y muchas veces acompaña a la cervicalgia.
Dolor de hombro: Otras veces la cervicalgia viene acompañada de dolor en el hombro, codo o incluso mano.

En Fisioterapia Aquiles te ayudaremos a mejorar el dolor que provoca la cervicalgia y cualquier otro dolor que le haya ocasionado esta, notando mejoría desde la primera sesión del tratamiento.