Se refiere a dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo en la ZONA LUMBAR y PIERNA y es causada por lesión o presión sobre el nervio ciático. La ciática es un síntoma de otro problema de salud. No es una enfermedad por sí sola.

La ciática ocurre cuando hay presión o daño al nervio ciático. Este nervio comienza en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna. Este nervio controla los músculos del glúteo, la parte posterior de la rodilla y región inferior de la pierna e igualmente proporciona sensibilidad a la parte posterior del muslo, parte de la región inferior de la pierna y a la planta del pie.

Las causas comunes de ciática abarcan:
• Hernia de disco
• Estenosis raquídea
• Síndrome piriforme (un dolor que compromete el estrecho músculo en los glúteos)
• Lesión o fractura de la pelvis
• Tumores.

El dolor ciático puede variar ampliamente. Puede sentirse como un hormigueo leve, dolor sordo o una sensación de ardor. En algunos casos, el dolor es tan intenso que imposibilita el movimiento de la persona.

El dolor ocurre más a menudo en un costado. Algunas personas presentan dolor agudo en una parte de la pierna o la cadera y entumecimiento en otras partes. El dolor o el entumecimiento también se puede sentir en la parte posterior de la pantorrilla o en la planta del pie. La pierna afectada puede sentirse débil. Algunas veces, el pie queda atrapado en el suelo al caminar.

En FISIOTERAPIA AQUILES, elaboramos un plan personalizado con los objetivos de reducción del dolor e inflamación del nervio ciático, tratamiento de los puntos gatillos generados por la contracturas derivadas del atrapamiento nervioso, mejora de la circulación sanguínea de la zona y fortalecimiento de la zona lumbar y abdominal para potenciar la musculatura, previniéndose así , en la medida de lo posible las recidivas futuras.