Las calcificaciones son lesiones cuyo origen se encuentra en los movimientos repetitivos, posturas forzosas o habituales durante un tiempo prolongado y, en general, está supeditada a nuestra actividad laboral y los hábitos que tenemos en ella. Esta lesión aparece cuando sufrimos continuas inflamaciones localizadas en una misma zona. Habitualmente encontraremos esta afección en el hombro, codo, muñeca o mano, ya que son las zonas que suelen sufrir, de forma más directa, la repetición de movimientos y posiciones en el puesto laboral.

Tras un diagnóstico de la calcificación, realizado mediante radiografía o ecografía, hacemos un diagnóstico exhaustivo del paciente, con la pretensión de aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso, asegurando unos resultados efectivos y duraderos para el paciente.

La electroterapia es uno de los tratamientos más eficientes para este tipo de dolencia. Consiste en la eliminación del tejido calcificado y la regeneración de nuevos tejidos sanos. Para su consecución se pueden utilizar;

– Ondas de choque. Su aplicación es totalmente indolora y muestra unos resultados realmente efectivos, principalmente por su carácter focalizado en la zona afectada. También son utilizadas en problemas de menisco y hernias de disco.

– Iontoforesis. En este tratamiento se coloca un parche en la zona afectada, reproduciendo corrientes constantes durante las 24h del día. La desaparición de la calcificación se irá comprobando mediante ecografía.

– Láser de baja potencia. El láser incide a nivel celular en la zona afectada, contribuyendo a la regeneración de los tejidos.