Las contracturas tienen su origen en las contracciones repetidas e involuntarias por parte de los músculos y sus respectivas fibras. Estas contracciones provocan dolor causado principalmente por la dificultad en la circulación de sangre, resultado de la contracción muscular involuntaria.

Las zonas donde es más habitual sufrir contracturas es en la zona cervical y espalda. La aparición de esta lesión reside, sobretodo, en actividades físicas realizadas de forma poco eficiente, recuperaciones inadecuadas después de haber sufrido lesiones de mayor gravedad, falta de higiene postural, trabajos que requieran de movimientos muy repetidos en el tiempo o que te mantengan durante largas horas en una misma postura.

El sedentarismo también es una importante causa en aparición de contracturas, principalmente en la espalda. La poca costumbre que adquieren los músculos a trabajar o realizar algún tipo de ejercicio, fomenta la aparición de esta lesión. El estrés es otra de las grandes causas de contracturas, identificadas sobretodo en el cuello y cervicales.

Sea cual sea la causa de tu contractura y el resultado en el que haya derivado, contamos con tratamientos específicos para cada uno de estos. Podemos ayudarte a combatir todos los tipos de contracturas;

– Contractura mioestática.

– Adherencia.

– Adherencia del tejido cicatricial

– Contractura irreversible

– Contractura pseudomioestática