Las fracturas de los dedos (metacarpianos) se producen habitualmente por traumatismos indirectos al ejercerse una fuerza en el eje axial o al dar un golpe de puño ( FRACTURA DEL BOXEADOR) quedando con dolor difuso de la mano y localizado en el foco de fractura , la mano habitualmente se edematiza rápidamente (mano en empanada) y aparecen hematomas posteriores en la palma y dorso de la mano.

Suelen provocar Desplazamientos como la angulación y Acortamientos en el dedo; la angulación habitualmente dorsal puede ser fácilmente corregida con tracción del dedo correspondiente y presión digital a nivel del foco de fractura.

Habitualmente el tratamiento es ortopédico, con una inmovilización con yeso y férula digital, para inmovilizar la articulación metacarpofalángica del dedo correspondiente, por un período de 3 semanas; debe indicarse al paciente tener su mano en alto para disminuir el edema y movilizar los dedos no lesionados.

Al retirar el yeso debe insistirse en llevar a cabo una REHABILITACIÓN como la que hacemos en FISIOTERAPIA AQUILES con ejercicios con flexión y extensión completa de todos los dedos para evitar la precoz aparición de rigideces en los dedos, por lo cual no debe prolongarse la inmovilización más allá de lo necesario e insistir en las diversas técnicas de fisioterapia.

A veces, estas fracturas pueden provocar otras lesiones asociadas tales como CORTES O SECCIONES TENDINOSAS que imposibilitarían a su vez la extensión completa de la articulación y cuyo tratamiento inmediato, ya no sólo sería la INMOVILIZACIÓN CON YESO Y FÉRULA sino la PREVIA CIRUGÍA QUIRÚRGICA , con resultados rehabilitadores óptimos en FISIOTERAPIA AQUILES.