Los meniscos (interno y externo) son estructuras fibrocartilaginosas que se encuentran en el interior de la rodilla. Están diseñados para mejorar la función de la articulación y amortiguar el peso del cuerpo. Cuando en dichas estructuras se crean rupturas o desgarros, estaremos hablando de lesiones meniscales.

Síntomas

  1. Dolor sordo en la zona de la articulación que aumenta al llevarla a su máximo nivel de extensión.
  2. Falta de movilidad y sensación de rigidez.
  3. Inflamación. Aunque no quiere decir que la inflamación de la rodilla sea indudablemente a causa de una lesión meniscal, ya que también puede deberse a otras causas como por ejemplo lesiones de ligamentos o tendones.
  4. En ocasiones, en el momento de la rotura, el paciente escucha como un crujido o chasquido.

Tratamiento

En Aquiles Fisioterapia, mediante el uso de novedosas técnicas conseguiremos calmar el dolor que conlleva una lesión meniscal.

Si el paciente no ha pasado por el quirófano, el principal objetivo es disminuir el dolor e inflamación, recuperar la movilidad articular y reforzar la musculatura. En el caso de que el paciente haya sido intervenido, por lo general, requieren pocas sesiones de fisioterapia tras haber sido operados, siendo recuperados normalmente en un período inferior a dos meses con los ejercicios indicados por el fisioterapeuta, el uso de las técnicas adecuadas y un seguimiento de calidad como el nuestro.

La diferencia entre recuperar una vida plena y sin ningún tipo de dolor tras una intervención de menisco, es acudiendo a Fisioterapia Aquiles.