La muñeca es una articulación compleja formada por 2 hileras de 8 huesos y atravesada por un entramado de ligamentos, inserciones tendinosas, arterias y nervios importantes.

El túnel del carpo está delimitado por una serie de huesos pequeños en su cara posterior y el ligamento transverso en su parte delantera también conocido como ligamento triangular del carpo.

A través de este espacio anatómico pasan los tendones de los músculos flexores de muñeca, vasos sanguíneos importantes, un sistema complejo ligamentario y el nervio mediano (es el encargado de inervar el pulgar y el resto de la mano además de parte de la piel de la palma de la mano).

La compresión de este nervio provocaría una serie de síntomas tales como:

-Dolor con sensación de quemazón alrededor de la mano, muñeca y hasta el brazo
-Entumecimiento u hormigueo tanto en dedos como la mano, casi en todos a excepción del meñique. Este entumecimiento, de no tratarte a tiempo, puede volverse constante de forma crónica.
-Sensación de debilidad con falta de posibilidad de poder sujetar los objetos de forma segura, ya que este síndrome acaba afectando también la musculatura de la pinza del pulgar.

Para confirmar el diagnóstico y ver el grado de afectación se llevaría a cabo una serie de exploraciones y pruebas fisioterapéuticas como maniobras que desencadenen la sintomatología. Un estudio neurofisiológico y de conducción nerviosa sería necesario para la confirmación total de la lesión.

A veces el síndrome del túnel carpiano puede asociarse a otras enfermedades reumáticas, metabólicas, tumores, tratamientos con estrógenos…por lo que puede que se lleven a cabo otras pruebas de diagnóstico como analíticas precisas que ayuden a encontrar la causa del atrapamiento.

¿Cuál es la causa del túnel carpiano?

El espacio que le queda al nervio mediano a su paso por la muñeca es más bien pequeño, y encima, es atravesado por muchas estructuras, lo que hace que el espacio compartido se haga aún más angosto provocando una compresión continuada del nervio que provocaría el desencadenamiento de los síntomas.

Trabajos que provoquen movimientos repetitivos, tumores, lesiones traumáticas, factores metabólicos, reumáticos….pueden estar detrás de esta compresión.

En la Clínica Aquiles llevamos a cabo un diagnóstico fisioterapéutico diferencial para saber si el atrapamiento del nervio es a nivel local en la muñeca, a nivel de su caso por el codo, por el desfiladero cérvico-torácico, así como descartar daño nervioso en la raíz c7 y c8, falta de movilidad en vértebras de la columna…

En Clínica Aquiles llevamos años tratando este tipo de lesión con resultados muy satisfactorios tanto en casos leves sin cirugía como en casos más extremos de forma postquirúrgica.

El tratamiento conservador consiste en llevar a cabo técnicas específicas para reducir la inflamación del nervio mediano en casos de afectación leve a moderados usando medios físicos como masaje específico para la liberación de los puntos gatillo musculares de la zona afectada, drenaje linfático de arrastre para la eliminación de inflamación, movilizaciones neuromeníngeas del nervio mediano, terapia miofascial, R.P.G, Ondas de choque, magnetoterapia y electroterapia (ultrasonidos, onda corta, tens…)entre otras.

En casos muy cronificados y severos, es necesario el tratamiento quirúrgico donde se recomienda empezar la rehabilitación de forma temprano, además de aplicar las técnicas anteriormente citadas, habrá que tratar las consecuencias de la cirugía tales como la cicatriz.

En el Centro de Fisioterapia Aquiles Córdoba estamos a su disposición para tratar su lesión de una forma generalizada y global ayudándonos de un equipo de fisioterapeutas experto y multidisciplinar para ayudarle en todo lo que puede necesitarnos.
Llámenos.