Tras la gran mayoría de operaciones de modalidad plástica es necesario, para un deseable resultado, un proceso de recuperación adecuado y aplicado para cada paciente. Por eso en Fisioterapia Aquiles contamos con los mejores tratamientos y personal cualificado para cuidar de ti.

Posteriormente a la cirugía plástica es necesario el drenaje del líquido linfático para evitar retenciones de líquidos en distintas zonas que podrían terminar por causar ciertos problemas.

Entre las intervenciones de cirugía plástica más demandadas y que requieren por su parte una mayor incidencia sobre el tratamiento de postoperatorio son;

  • Lumpectomía: Esta es una cirugía plástica aplicada para la conservación de la mama, también conocida como mastectomía. Esta intervención puede originar rigidez en el brazo y hombro próximo a la mama donde se realizó la cirugía, siendo necesario el papel de un fisioterapeuta que guíe tu recuperación y prevenga cualquier problema al respecto.
  • Liposucción: Es esencial que se realicen drenajes linfáticos tras una liposucción, de cara a estimular la circulación de la zona intervenida. También será importante aplicar masajes sobre la zona, siempre guiado y ejecutado por un fisioterapeuta especialista.
  • Abdominoplastia: En la recuperación por abdominoplastia serán esenciales, de nuevo, aplicar al menos 2 drenajes, asegurando un buen funcionamiento de la circulación. Pasado un tiempo el paciente deberá comenzar unos ejercicios guiados, favoreciendo el desarrollo de masa muscular de forma segura y progresiva.
  • Aumento/ reducción de mamas: Los brazos suelen ser un gran punto de dolor en las pacientes de aumento o reducción de mamas. En el caso de aumento de mamas, la prótesis suele colocarse en la zona muscular posterior del brazo durante la intervención, provocando dolor en el postoperatorio y una degradación de la masa muscular de la zona, requiriendo de un fisioterapeuta.

Llevar un tratamiento postoperatorio ofrece la principal ventaja de, además de evitar perjuicios sobre la salud, una más pronta recuperación y con más garantías de éxito. Puede también ayudar a disminuir la inflamación y el dolor durante el proceso, lo que será esencial a la hora de llevar el día a día.

En términos generales este tipo de terapias se pueden comenzar a aplicar sin riesgo alguno entre las 24 a 48 horas siguientes de la finalización de la operación, pero siempre, para saber cuando será mejor para ti, te recomendamos que lo consultes previamente con tu médico.

La mala realización de este trabajo puede tener ciertas contraindicaciones por eso en Fisioterapia Aquiles ponemos a tu disposición nuestros mejores profesionales, que estudiarán y te tratarán según tu caso de la forma adecuada.

Si tienes algún tipo de duda sobre este u otros servicios de los que disponemos no dudes en ponerte en contacto con nosotros te atenderemos encantados.